domingo, 7 de octubre de 2007

Salió cruz


Si sumamos el partido de ayer, son ya 11 los encuentros oficiales que ha jugado el Valencia C.F. entre Liga y Champions esta temporada. Duelos que han tenido dispar resultado pero una tónica común: mal juego y conformismo.

Ambiente alegre el de ayer en las gradas de Mestalla antes de comenzar el choque contra el R.C.D. Espanyol. Se buscaba cumplir eso de que los buenos resultados son la mejor fórmula para adquirir un juego dinámico y ambicioso. Se pretendía olvidar el partido del Chelsea, retomando el pulso a la Liga con una mejor imagen que en anteriores partidos.

Primero, salió cara. Un lanzamiento de córner a los cinco minutos de juego permitió a Baraja cabezear a la red el 1-0 cuando la gente aún comentaba a qué se debía la inclusión en el 11 inicial de la triple A: Alexis, Angulo y Arizmendi. No parecía el de ayer un día como para "rotar" a Joaquín ni a Helguera, sabiendo que lo próximo en el tiempo es un parón liguero de una semana por los compromisos de la Selección Española. Lo de Silva podía entenderse más debido a las incesantes molestias que viene arrastrando desde hace semanas en su tobillo. Aunque bueno, como dicen que el entrenador es el que más sabe por su posición, con el gol "Che" las dudas parecieron aparcarse.

Pero, por enésima vez, apareció la cruz. Casi sin descanso, tras una arrancada magistral de Villa, que se zafó de tres defensores para plantarse ante Kameni, que salvó sobre la linea, y la posterior lesión del delantero asturiano, que le mantendrá de baja unas tres semanas, el Valencia sufrió el cambio radical al que tiene acostumbrado a su afición cuando las cosas se ponen de cara demasiado pronto en casa, o desde el minuto uno, cuando juega como foráneo. Esa circunstancia de conformismo y nula tensión, unida a la alarmante falta de calidad que algunos de los jugadores valencianistas exhibieron el tiempo que estuvieron sobre el césped, provocaron que el Espanyol comenzara a moverse como pez en el agua en la zona de tres cuartos de campo. No le hizo falta ni utilizar a sus mediocentros que, viendo como los del Valencia se pegaban a los centrales, únicamente se dedicaron a amarrar los rebotes y a surtir de balones con facilidad a los cuatro de arriba pericos: Riera, Tamudo, Luís García y Valdo. Una excelente combinación entre ellos fue suficiente para que el primero celebrara su reciente convocatoria con la selección marcando un gol desde el pico izquierdo del área defendida ayer por Hildebrand. De aquí al final de la primera parte, fue el portero alemán el que evitó que el resultado se pusiera favorable para los visitantes con dos paradas "felinas".

Para la segunda parte, el míster valencianista trató de hacer bueno lo de rectificar es de sabios y con Silva sobre el campo desde la lesión del "Guaje" Villa, sacó a Joaquín para intentar contentar a una grada que comenzaba a vislumbrar un panorama desilusionante para el segundo acto. Pero lo de sabio le quedó grande, se quedó en aprendiz. Como si uno de ellos se tratara y no hubiera visto ningún partido del Espanyol, el Valencia comandado por Quique Sánchez Flores comenzó la reeanudación atacando por su banda derecha, dejando en la contraria una autopista únicamente vigilada por Valdo y Lacruz, jugadores que no se caracterizan precisamente por ser grandes defensores, lo que se agudiza si sumamos a todo esto la falta de velocidad del segundo, ex del Athletic de Bilbao. ¡A chocar contra el muro! Esa era la premisa, los argumentos: un Joaquín cuyas arrancadas comenzaban en camp propio; un Zigic peleón pero desubicado; un Angulo convencido de que hacer los 20 kilómetros marcha salvaría a su equipo del desastre; un Marchena excesivamente duro y poco centrado en el juego y un Silva demasiado "circense" para la causa. Así, y teniendo en cuenta que en la retaguardia esperaban plácidamente el despistado Alexis, el omnipresente Albiol, el vaivén Miguel y el confiado Moretti, un empate parecía lo más que podía sacar del envite de ayer el equipo de Mestalla. Lástima lo de Baraja, que volvió a demostrar su clase, a la vez que evidenció que la labor de salvapartidos tuvo que dejarla atrás comprensiblemente años atrás. Y así, el cambio de Zigic finiquitó el marcador local en cuanto a los goles. No parecía Angulo la mejor pareja de baile para Morientes. Tuvo que ser el "perico" Luís García el que en una arrancada y aprovechando el despiste del benjamín Alexis, que se quedó pidiendo el fuera de juego, le colará por debajo de las piernas el 1-2 al alemán Hildebrand. Lástima para el cancerbero valencianista que parece no tener la suerte de cara en lo que se refiere a los uno contra uno.

Así de larga, así de concisa se escribe la crónica de una muerte futbolísticamente anunciada. Lo que se denomina suerte o fortuna puntual se termina acabando si no está sujeta a unos mimbres sólidos de trabajo y concentración. Con el de ayer, son ya muchos los partidos en los que el Valencia ha dado la sensación de merecer perder esta temporada. El de ayer fue la cruz y ojalá el punto de inflexión para un equipo demasiado propenso a recurrir a tácticas esotéricas en un deporte en el que los resultados se dan corriendo y golpeando bien al balón. Confiemos, otra vez...


Foto: www.elmundo.es

5 comentarios:

miguel dijo...

Muy buen resumen tío. Muy cierto todo y sobretodo unos matices con los que das en el clavo. Un partido que más que dejar mal sabor de boca o cabreo deja algo peor... indiferencia, a la gente le empieza a dar igual. Están matando la ilusión por seguir al equipo hasta al más forofo. Y la culpa no es sólo de Quique.

Un abrazo a los dos.

Yas dijo...

Del Valencia a las buenas y a las malas. Cierto q no es solo su culpa..ya basta tanto criticar a Quique! y de cuestionar si se merecen o no ganar! El madrid no lo merece nunca y nadie dice nada XD

Un saludo!!

J. Urrutia dijo...

"Me gustan las críticas, porque los mejores entrenadores de la historia fueron criticados en sus inicios, así que me puedo considerar uno de ellos" (Enrique Sánchez Flores)

Los designios del Valencia CF dirigidos por un personaje de semejante calidad humana...

Ver para creer...

Un saludo.

Crespinho7 dijo...

Coincido contigo Miguel en que es preocupante el no tener ilusión por tu equipo.

También he de decir a favor de Yas que, quizá, en eso de jugar mal y ganar debamos aprender del Madrid. Aunque antes de eso, no hay que olvidar que ese equipo gana generando 5 o más ocasiones de gol por partido. El Valencia en multitud de encuentros no llega a crear más de dos, algo que no depende de la estética que se demuestre sobre el campo.

Quizá el "próximo mejor entrenador de la historia" (increíble la frase que has citado amigo)deba revisar su manual si no quiere seguir tropezando en flagrantes errores con suma facilidad.

Gracias por los comentarios. Un saludo!!

LaTere dijo...

hola!!!! queria darte la razón en tu post-muy bueno por cierto- e invitarte a q te pasaras por mi fotolog que el post de hoy va sobre esto mismo. Vale?

muchos besos y enhorabuena por el blog. ahi tienes mi opinión.