domingo, 11 de noviembre de 2007

La fórmula del éxito


Tras el palo en Champions del martes pasado, donde una derrota ante el Rosenborg dejó al Valencia C.F. al borde de la eliminación en tan bonita competición, en la noche de ayer volvieron a verse murciélagos revoloteando en el corazón de la Ciudad del Turia. Sí, murciélagos que vieron gozar a un equipo de fútbol y a sus incondicionales como hacía tiempo que no lo hacían. Con fuerza y asustando al rival, ayer, la fórmula mágica pareció otra vez funcionar y el estadio de Mestalla volvió a vibrar...

Miles de aficionados, tanto locales como visitantes, se acercaron ayer al antiguo Luís Casanova con ganas de ver si Tintín y sus fieles escuderos habían sido capaces de levantar en pocos días a un equipo que se creía deshauciado. La empresa era ardua y difícil, pues las posibilidades de cambio se antojaban escasas tanto por tiempo, como por recursos y estado anímico. Como si todo aquello se hubiera olvidado, el equipo salió al campo con una mentalidad distinta. Salió a morder, a apretar al rival a desmostrar que quería ganar desde el primer minuto. Ya se intuyó en los abrazos iniciales y de esa mezcla explosiva salieron tres goles, uno de jugada de falta de Helguera y dos del reincorporado goleador David Villa, ambos tras magistrales jugadas fruto de la gran presión de los blanquinegros.

Destacaron individualidades, aunque sería injusto ensalzarlas por encima del valor del grupo. La grada disfrutó por ver a un equipo que supo imponer su personalidad en todas las facetas del juego; por ver a un capitán recuperado para la causa; a un Baraja peleón en balones que antes se daban por perdidos; a un Morientes entregado o a un Villa persistente; a unos centrales expeditidos y bien cubiertos en los flancos...Lo dicho, no sería adecuado aupar al primer escalafón a ninguno en particular y menos teniendo en cuenta que este no es más que el inicio de la batalla. Ayer, pareció encontrarse la primera pista de un camino hacia cimas muy altas. Camino que se prevee costoso si ciertas combinaciones tienden a olvidarse. Aunque como siempre, hagamos fuerza y suspiremos para que todos los acontecimientos anteriores hayan servido de didáctica reprimenda para el futuro.


4 comentarios:

Goran VlaoviColl dijo...

recuperar la capacidad de presionar, de agobiar al contrario, de conseguir que se sienta incómodo... eso es lo que hizo ayer el valencia, y lo que le caracterizaba antes de perder su identidad en el campo. Eso y la solidez defensiva... bien por Koeman, si bien yo defendía a Quique es justo decir que con Sánchez Flores nunca vivimos el buen síntoma de ayer. Olé! este es el camino... de tulipanes ;)

pablet21 dijo...

Sin duda el equipo mostró una franca mejoría. Más presión y sobretodo, mejor hecha. Esperemos que el parón venga bien para trabajar (aunque con los internacionales fuera.... poco se puede hacer).
Un saludo.

CALIGULA dijo...

Podemos decir que el Valencia frente al Murcia fue un EQUIPO.

Saludos porteños.

Crespinho7 dijo...

Gracias a todos por los comentarios.
Era importante recuperar aún minimamente el espíritu de equipo.
Esperemos ahora que el parón sirva para aclarar las ideas lo máximo posible y para coger fuerzas mentales para un tramo de Liga que se presenta fuerte.

Un saludo!!