lunes, 26 de noviembre de 2007

Una vez más, sin orden ni concierto


Rácing de Santader y Valencia se batieron ayer en un duelo del que los primeros salieron victoriosos por orden, fe e insistencia. Derrota más que preocupante sintomática para los de Mestalla, puesto que ya se está convirtiendo en algo habitual el hecho de que el equipo alterne partidos trabajados con otros, más bien, de total despiste y desconcierto.

En una semana en la que la se había hablado más de la selección, de las ovejas negras y de virus como el Fifa y el de la gripe, el Valencia afrontó el partido ante el Rácing como una oportunidad para demostrar que, en pocos días, el mensaje del nuevo técnico Ronald Koeman había calado en el equipo. Las intenciones parecían buenas, pero con la mayoría del equipo dando vueltas alrededor del mundo por los compromisos internacionales, lo más probable era que, como mucho, se llegara a Santander con el empuje y los métodos empleados semanas antes para ganar al Murcia. Eso sí, en este caso iba a ser más complicado, pues enfrente se encontraba la tropa de Marcelino García Toral que venía acumulando un total de 7 partidos sin perder en la competición doméstica.

Al igual que el año pasado, el técnico asturiano ex del Recreativo de Huelva volvió a ganar la partida, dejando de paso al aire las vergüenzas de un Valencia que pareció algo más que deslavazado en ciertas fases del encuentro. Detalles como el de no realizar un lanzamiento a portería casi hasta el minuto 70 de partido dicen muy poco del equipo visitante y mucho en favor de un equipo local que, con limitados recursos, está realizando una temporada meritoria en un año que se presumía difícil por la escasez de fichajes. Por tanto, lección de humildad y trabajo la de ayer por parte del Rácing y de su técnico, que augura una temporada cuanto menos tranquila y esperanzadora para la parroquia santanderina. Y sí, aún con todo ello, se dirá que el Valencia pudo haber salvado un punto en el encuentro de ayer si no hubiera sido por el error de Cañizares en el gol de Jorge López, compañero de equipo del portero hasta el año pasado. Aunque también en esta ocasión, viendo el transcurrir del partido, debería comentarse en favor del de Puertollano que ya tuvo bastante con salvar los muebles más de la cuenta.

En fin, derrota para analizar, para aprender y para mejorar, puesto que de nada sirve lamentarse en un deporte en el que, la mayoría de las veces, pasar página supone volver a caer en los mismos errores. Apuntar como dato positivo la reaparición del brasileño Edu en las filas valencianistas, despues de más de un año alejado de los terrenos de juego por culpa de una lesión de rodilla. Ojalá esta vez vuelva para quedarse ya que el Valencia y la afición se lo agradecerán a buen seguro.



6 comentarios:

pablet21 dijo...

Bueno, pues en mi opinión no tuvimos tanto desconcierto. Es verdad que no llegamos a portería rival, que no chutamos; pero al menos no nos crearon tantísimas ocasiones como en su día el Valladolid, Almería, etc...
Hay que asegurar la parcela defensiva y mejorar el ataque (hay que moverse más y más rápido).

Saludos y amunt!

Crespinho7 dijo...

Pablet, es cierto que el Rácing no tuvo muchisimas ocasiones. Aunque el hecho que un equipo como el de Marcelino, caracterizado por su buen hacer defensivo (está a tan sólo un punto del Valencia habiendo conseguido tan solo 11 goles en lo que llevamos de Liga, 9 menos que el Valencia),te cree al menos 4 ocasiones muy claras de gol y otras tantas menos claras mientras tu solo pudiste hacer 2, habla muy poco del orden que tuvo el Valencia. Más aún teniendo en cuenta que, en ciertas fases del partido, en el lado valencianista pareció como si unos jugaran mientras otros miraban pasivamente.

Es lo que dices, hay que mejorar la defensa y el juego colectivo y estos jugadores están capacitados para ello. O eso creemos, tiempo el tiempo.
Gracias por el comentario.
Un saludo!!

Goran VlaoviColl dijo...

Pues si tio, la verdad es que ni orden, ni concierto, ni distracción... parecían dedicarse a matar el tiempo, se olvidaron de que debían meter esa cosa que llevaban con el pie en la porteria rival. Se dedicaron a pasar los 90 minutos aburridos haciendo tiempo para volver a sus respectias casas y luego cobrar. Infumable el partido...

Edu demostró que sigue siendo el rey en unos segundos. Suerte!

Crespinho7 dijo...

Para olvidar el partido crack. A ver si mañana contra los alemanes sale un partido mejor y llegamos por lo menos a la UEFA. Después de todo no estaría tan mal.

Gracias por el comentario!!
Un saludo!

fernando dijo...

El Valencia sigue sin dar con la tecla. El cambio de Quique por Koeman, de momento, no ha supuesto ninguna mejora. Debemos darle más tiempo, pero el problema reside en los jugadores.

un abrazo.

Crespinho7 dijo...

Sin duda, Fernando, son los jugadores los que deben sacar adelante una situación que de irregularidad que se está convirtiendo en estable. El cambio con lo anterior debe suponer un empuje, aunque para que se lleve a cabo deberán aportar mucghas más cosas los verdaderos protagonistas, los jugadores.

Gracias por el comentario!
Un abrazo!!