jueves, 17 de mayo de 2007

De sabores, sinsabores y magia futbolística


Hoy es un día de resaca futbolera. Resaca que, tras una final, a unos les sabe a gloria, mientras que a otros les resulta del todo amarga. Nada que ver con el día de ayer a estas mismas horas, donde la ilusión y la esperanza reinaban por igual en los dos bandos que más tarde se batirían en duelo deportivo. Uno quedó ganador de forma merecida, aunque el otro contendiente no mereció ni merece un calificativo menor.

El Sevilla fue justo vencedor, no de forma amplia, pero el saber estar y jugar los momentos clave es claro síntoma de equipo ganador. Quizá en la memoria se quede el recuerdo de la gran carrera de Palop tras detener el último penalti de la final, o tal vez el increíble tanto que firmó y que catapultó de forma indudable a su equipo hacia Glasgow. Pero no hay que desmerecer la labor de una plantilla que, a mi modo de ver, se ha consolidado como una de las mejores de Europa. Ahora el saber mantenerse es el mayor examen que les queda a un equipo y a un presidente, sobretodo este último, que se están acostumbrando al "caviar" del fútbol; un sabor que ayer pudo pasarles una mala pasada.

Nada que objetar y mucho que felicitar a un Espanyol que mostró ayer una de las caras bonitas del fútbol, la entrega, y de paso enseñó a todo el mundo el potencial de la Liga que disfrutamos cada fin de semana. Nuestros equipos, con todos los respetos, "medios" son los más "grandes" en la actualidad. Lo dicho, toda una demostración clara de que con motivación y con garra en esto del fútbol muchas veces se pueden sortear obstáculos físicos y técnicos superiores. Ayer no hubo suerte, pero es lo que tiene eso de la lotería (entiéndase, los penaltis) que por muchos boletos que compres, nunca sabes cuando te puede tocar.

Solo me queda comentar, ya en el ámbito propiamente valencianista, que el día de ayer también sirvió para informarnos del fichaje del hasta junio jugador del Getafe Alexis Ruano por el Valencia. Gran incorporación que, si no recuerdo mal, a sus dotes demostradas como marcador, une un físico y una polivalencia que le permiten jugar de lateral derecho de forma satisfactoria. Este año no recuerdo que haya actuado en esa posición, pero sea como sea es una gran noticia ya que, a buen seguro, este jugador aumentará las posibilidades y la competencia de una plantilla que debe volver a consagrarse como una de las mejores del panorama europeo. Hasta ese momento, que lo marcarán tanto el tiempo como los objetivos cumplidos, solo queda esperar y apurar las opciones que quedan en esta campaña. Ejemplos como el de ayer pueden servir, sin duda, como grandes empujes...


P.D. Lástima lo de los seguidores que ayer no pudieron volar para ver la final al ser víctimas de una estafa. Esperemos se encuentren a los sinvergüenzas causantes de tal engaño. Y tirón de orejas para Edu Gaspar, jugador del Valencia, ya que al parecer su estado físico no es mucho mejor que el que tenía cuando se fue a Brasil a recuperarse de la grave lesión de rodilla que sufrió hace seis meses. Ojalá se solucione satisfactoriamente o si no es así, de una explicación convincente, si no si que podría estar escribiendo su último capitulo como valencianista. Toda una pena...


7 comentarios:

abraxas dijo...

El Sevilla fue justo vencedor porque la expulsión de Moisés fue justa. Hasta ese momento, el Espanyol estaba haciéndolo francamente bien, hasta el punto que Palop tuvo que salvar los muebles en un par de ocasiones.

Palop. El héroe de la noche. Con su asistencia a Adriano en el primer gol del Sevilla. Con sus paradas que impidieron que el Espanyol se colocase por delante en el marcador, y sobre todo con su actuación estelar en la tanda de penaltis, parando nada menos que tres de los cuatro que le lanzaron.

Y en el Valencia... ya tenemos lío con la rodilla de Edu, y ya tenemos a Alexis.

Carlos dijo...

@ abraxas
Pienso lo contrario que tú (además soy bético) creo que el español mereció la ganar el torneo.
De no ser por la expulsión de Moisés -justa- el resultado sería muy difenrente.
Saludos desde futboldecarlos.blogspot.com

¡Djalminha fue un Dios y tardaremos en ver otro jugador así! dijo...

El que diga que un equipo que no ha perdido ni un partido en toda la UEFA,llega a la final,juega con uno menos casi una hora,le marcan un gol y consigue remontarlo en la prórroga con todo el cansancio de jugar con 10 y la pierde en penaltis...que no me diga que no se la mereció y menos jugando como jugó siempre yendo a por el partido.
Para mi sin duda ambos fueron los ganadores,si hubiera sido por mi,hubiera dicho que nadie perdía y la copa para los 2,pero en el fútbol debe haber un ganador y ese fue el Sevilla.
Fue muy bonito el partido ,pero tampoco muy injusto que el Sevilla ganara,ya que el Sevilla por todo lo que está haciendo esta temporada se lo merece...

abraxas dijo...

@ carlos

Es lo que quería decir, que el Sevilla ganó gracias a la expulsión de Moisés y a Palop.

El Español jugó muy bien, y mereció mucho más.

Saludos.

Carlos dijo...

@ Abraxas

Entonces perdón lo entendí mal ;)

Crespinho7 dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Bonito que en una final así se reconozca a ambos contendientes despues de la gran batalla que libraron. Eso es bueno para nuestro fútbol si duda alguna. Un saludo!

Jorge Luis Mora Rocha dijo...

hola futuro abogado!... gran respaso de esta final...

te espero en mi blog para que sigas de cerca la libertadores...

saludos...