lunes, 14 de mayo de 2007

La noche del 21


Mestalla vivió ayer una noche de reencuentros: la vuelta de Baraja al equipo tras su reciente lesión (aunque se mantuvo en el banquillo), el retorno de un juego de toque olvidado en ciertas fases de la temporada y lo más importante, el regreso de un jugador "marcado" por el valencianismo. No podía ser otro, Pablo, Pablito Aimar.

Ambiente numeroso, aunque tímido y expectante en el recibimiento al equipo blanquinegro. Enfrente, nada más y nada menos, se encontraba el ofensivo Zaragoza que, de la mano de Víctor Fernández, esta temporada parece estar poniendo los cimientos de un gran conjunto en el futuro cercano. Poco varió el sistema que viene utilizando habitualmente, de no ser por la entrada de Óscar y el sacrificio de un medio más de trabajo como Celades. Así pues, "Cinco defensas y cinco delanteros" fue la apuesta inicial del equipo visitante al inicio del choque. Demasiado atrevimiento, se podría pensar, cuando delante se encontraba un Valencia que ha cogido el último tren de la Liga en clara posición ascendente. Comenzaron avisando Joaquín y un cada vez más animado Silva, ambos con diversas entradas por banda. Mientras tanto, Marchena y Albelda parecían controlar la parcela medular del campo. Con este panorama, el gol no tardaría en llegar. Así fue, tras un rechace en el área, el extremo andaluz puso la directa, enfiló la banda y sacó un centro rematado por el 21 canario en semi-fallo. Moretti que pasaba por allí colocó la pierna en la trayectoria del balón y, de paso, el primer gol en el marcador. A partir de aquí el empuje valencianista fue cada vez mayor, todo ante la mirad de un Zaragoza que no veía la forma de hacerse con el balón. Zapater creyó tener el remedio a esa situación, aunque se equivocó de escenario, el área, y de víctima, David Silva, para hacerse con el "cuero", con lo que la jugada acabó en penalti. Falló Villa, aunque el calor ambiental mantuvo constante la "temperatura" de la grada. A ello también ayudó que el 21 del Valencia no tardara en volver a hacerse con las riendas del partido. En esas, se produjo el momento mágico de la noche: gran combinación del valencia desde la defensa y posteriormente en banda derecha, que acaba con el balón a los pies de Silva cerca del poste derecho de la portería del Zaragoza. "Paradita, miradita" y balón a la red. 2-0 y final de la primera parte. Aún dio tiempo para que el portero del Zaragoza, César, departiera un poco con los aficionados local situados detrás de su porteria, aunque los malos modos le jugaron una mala pasada, por lo que se fue al vestuario con una tarjeta amarilla.

La segunda parte debía ser distinta para el equipo visitante si quería llevarse algo positivo del choque. Sabían sus jugadores que debían mantener el balón y la calidad de sus cinco atacantes haría todo lo demás. Fue el momento de ver a los Aimar, D'Alessandro, Milito y compañía disfrutar como no lo habían hecho en el primer periodo. También fue el rato donde se puedo ver a un Albelda contrariado y desacertado, debido a los problemas físicos que le llevan lastrando gran parte de la temporada y que le reaparecieron en esa fase del choque. Sufría su capitán, sufría el Valencia, aunque el objetivo de la victoria parecía del todo encarrilado. Un par de retoques, el ya anunciado de Albelda por Hugo Viana y la salida de Gavilán, dieron un poco de oxígeno al equipo local que comenzó a realizar diversos ataques de peligro sobre la portería maña. No parecía ser tampoco la noche de David Villa, aunque el papel principal esta vez lo interpretaron a la perfección los ya mencionados Joaquín y el "artista" Silva. A destacar de aquí al final del encuentro lo enteros que llegaron los jugadores del equipo blanquinegro a esa fase del choque, en comparación con otro partidos recientes de la temporada.

En fin, ayer noche no hubo lugar al debate sobre el recibimiento del ex-21, Aimar. Fue más bien una visita en tono dulce y que tuvo como colofón un recuerdo sonoro imborrable en la memoria de los aficionados valencianistas: el ya famoso "vamos, Pablito Aimar".

En cuanto al actual 21 del Valencia, parece dispuesto más que nunca a tomar el testigo de su antecesor. No haré comparaciones, que aunque dicen que son odiosas, se podrían agradecer en este caso. Sólo diré que talento y calidad hay, como ya hubo, para rato. Esperemos aprovecharlo de la mejor manera posible...


11 comentarios:

abraxas dijo...

Hemos visto al mejor Valencia de esta temporada... por lo menos en la primera parte. Marchena y Joaquín están ya al nivel que todos esperábamos. Villa, aunque falle penaltis, es siempre peligrosísimo. Y Silva... qué decir de Silva. Ayer dijimos definitivamente "hola Silva, adiós Aimar". Va para crack mundial.

Casi, casi hemos conseguido ya el "objetivo mínimo de la temporada", la clasificación para champions. Ahora hay que seguir ganando partidos y ver si suena alguna flauta.

zaragocista dijo...

Te puedo prometer que mientras veía el partido en un bar, cuando quitaron a Silva, casi todo el bar se puso de pie y empezó a aplaudir. Desde luego no era para menos...

Tienes un fallo. Al que le sacan la tarjeta justo cuando Medina pita el descanso es a Sergio por pegar un pelotazo hacia la grada, pero vamos que es involuntario....


Saludos.

Crespinho7 dijo...

Eso es abraxas, a ver si suena la flauta y podemos conseguir algo más que el cuarto puesto. Por calidad no será y si ahora le unimos el físico...Me alegré mucho al volver a ver a Aimar, pero el fútbol y los aficionados vivimos de ilusiones y esas ahora llevan otros nombres. Un saludo!

Zaragocista, es meritoria la acción de esos aficionados. Ayer fue la noche de Silva y el aplauso lo tenía bien merecido. Ojalá en otra ocasión alguno de los jugadores de tu equipo corra la misma suerte, porque calidad y atrevimiento sobran en ese equipo.
En cuanto a lo de la tarjeta, tuve la suerte de poder ver el partido en el campo cerca de donde se produjo la jugada de la amonestación. Te puedo asegurar que fue automático, César se dirigió al público un poco enfadado y Marchena en seguida acudió junto al árbitro que mostró una tarjeta amarilla. Ahora que lo he visto en las estadísticas y me lo has dicho es cierto que no le sacaron la amonestación a él, pero te puedo asegurar que por lo que se vio en el campo una amonestación no hubiera sido nada extraño en esa circunstancia. Aunque repito, quizá fue solo una sensación.
Un saludo y gracias por pasarte!

hoeman dijo...

La verdad es que Silva lo hizo de lujo.

alvaro dijo...

21 ojos tiene Silva, 21 cerebros y 21 velocidades. así como no se va a salir? Canarias es otra dimensión.

Silvinho dijo...

Es el nuevo valerón ,sin duda alguna..vaya telento!!

abraxas dijo...

Crespinho, he colgado tu artículo en la web de Sentiment Che (www.sentimentche.com), espero que no te importe.

Saludos.

Crespinho7 dijo...

Muchas gracias abraxas. No había visitado antes esa página y la verdad es que está bastante bien. Se juntan comentarios de mucha gente y puedes conocer muchos espacios. Lo dicho, un detalle por tu parte que hayas colgado mi humilde opinión. Un saludo!

Homer Jose Simpsons dijo...

Buenas!! A mi me da por pensar que pasaría si Aimar y Silva jugaran juntos en el Valencia, de titulares los dos... la fuerza del 21!!!
Gran artículo tío, a seguir así genio.

Carlos dijo...

Silva va para super crack, espero que no lo dejéis escapar a otras ligas.

Saludos desde futboldecarlos.blogspot.com
Te añado a mis links!

Crespinho7 dijo...

Carlos, esperemos que se quede aqui por mucho tiempo y pueda trinufar con títulos. Gracias por los comentarios Hoeman, Álvaro, Silvinho, Jose y a ti también Carlos.Te agrego también a mis links. Un saludo!