domingo, 6 de mayo de 2007

Ya tocaba

Después de tiempo inmemorial sin ganar un partido fuera de casa, ayer el Valencia recobró las buenas sensaciones en el campo de Riazor. Y además lo hizo con concentración y fútbol, aunque no faltó la dosis de "patiment" habitual ya , por otra parte, para su sufrida afición.

Salió el Deportivo de la Coruña con todo lo que tiene: juventud, físico y correr y más correr. Pero falló en un aspecto fundamental para poder ganar a un equipo como el Valencia, el achique de espacios. Por fin el entrenador blanquinegro aprendió de errores pasados y apostó de inicio por Viana y Marchena en el medio del campo, dejando a Albiol en su sitio: el centro de la defensa. Es habitual en el mundo del fútbol caer una y otra vez en los mismos errores, unas veces por un ego desmedido, otras por simple desconocimiento de los mismos. Por suerte ayer fue un día lúcido para los que comandan la tropa y por primera vez en mucho tiempo fuera de casa , se salió a ganar el partido desde el inicio. El Valencia renegó del patadón y comenzó a acariciar el cuero de un lado a otro, a sabiendas de la floja presión que ejercía el rival. Paciencia era la clave y así cayó el primer gol en el saco: jugada de Silva en el pico del área del Deportivo y Viana, que como buen mediocentro acompañaba la jugada, empujó en la red el balón suelto.

Poco más que decir y pocos más argumentos tenía el equipo local para la segunda parte. El único "as" que guardaba en la manga Caparrós, el técnico blanquiazul, era el rematador Taborda y la jugada le salió redonda. Falta dudosa en el borde del area, cambio extraño y el uruguayo que, pese a ser el más peligroso en los balones colgados, queda cubierto por Marchena. Como si estuviera ya escrito, el balón acaba en la red de la porteria de un cada vez más poco acertado en las salidas Cañizares. A partir de aquí volvieron las dudas y el nerviosismo visitante, pero ahí, cuando más se necesitaba, reapareció la ambición y la calidad en las botas de Villa, Angulo y Silva, que marcó el 2-1 tras un bonito contragolpe del citado triunvirato. Mención a parte merecen los últimos minutos del choque y el poco saber estar del Valencia en esa situación (gili-córner innecesario que provoca un contraataque, balón echado fuera de banda de forma incomprensible para hacer un cambio), algo que puede disculparse por lo poco habitual de la victoria de ayer.

En fin, un triunfo importantísimo más y muchas dudas disipadas. Aunque me queda una pregunta en la mente: ¿por qué el equipo malgasta ofensivamente y no defiende con claridad las jugadas a balón parado? Muchos técnicos parecen tener la respuesta, pero en el mundo del fútbol nunca se sabe...


4 comentarios:

Kerlon_24 dijo...

Hola soy del blog el desmarque, gracias por el comentario y te agrego a mi lista de links oks?visitare tu blog con frecuencia
Saludos

Crespinho7 dijo...

Gracias por pasarte Kerlon_24. Te felicito por tu blog que también lo agregaré a mis links y comentaré a menudo. Un saludo!

alvaro dijo...

Hugo Viana da unos pases milimétricos tio, al pinrrel. Pases largos que ni Beckham chaval. Tiene técnica, le fatlaba continuidad. Aqui hay jugador pa rato, creando y pasando no tiene rival. Mencionar la calidad de Silva es ya tan normal que asusta.
Venga tio, amunt!!

Crespinho7 dijo...

Álvaro, qué razón tienes cuando comentas lo de Viana. Si el chaval se lo creyera un poco más y tomara las riendas del mediocampo otro gallo cantaría. Lo que no sé es si tendrá más oportunidades de demostrar que puede jugar en el Valencia después de tanto comentario sobre fichajes. Lo indudable es que calidad tiene y para rato.
Lo de Silva ya comienza a no sorprender. Mal hice en no fiarme del todo cuando me decías al comienzo de la temporada que el chaval iba para crack. En camino está de ello. Un saludo y gracias por el comentario.